AMA – Sabías que … AMA, 2013.01.14


Encabezado.600x133

Estimados Colegas y Amigos:

Continuando con fragmentos de nuestro Código de Etica, tenemos dentro de los I.Principios Generales que “todo Actuario, por el hecho de serlo, está obligado a:

I.4. Denunciar ante las autoridades competentes (judiciales, gremiales, académicas, etcétera) las violaciones a los preceptos jurídicos o a las disposiciones contenidas.

I.5. Promover una competencia honesta y cabal, así como que se respete el que las áreas que requieren conocimientos de Actuaría, sean cubiertas por profesionales de este ramo

I.6. Desarrollar su trabajo con cortesía y gentileza, creando un ambiente de respeto recíproco, cooperativo y profesional, que promueva el honor y la dignidad.

I.7. Aceptar la responsabilidad de realizar su trabajo con habilidad y cuidado.

I.8. Trabajar con cortesía y respeto profesional hacia los demás; evitar críticas o ataques innecesarios que puedan afectar la dignidad, reputación o el prestigio de la profesión, por cualquier medio de comunicación (oral, escrito o electrónico) dirigido a una persona o enviado de forma masiva.

Esto deberá ser observado:

I.8.1. Hacia sus colegas, el Colegio Nacional de Actuarios, sus secciones, sus autoridades y otras asociaciones gremiales.

I.8.2. Hacia actividades Actuariales realizadas para un tercero, sin notificar antes al Actuario que las realizó. Este principio no pretende evitar que el Actuario acate sus obligaciones legales o morales de reportar violaciones a la ley o a este código o que prevenga a un cliente sobre un trabajo que no haya sido realizado de acuerdo a la ley o a este código.

I.9. Reconocer las ideas, logros sobresalientes y descubrimientos de otros Actuarios.

I.10. Mantener actualizados sus conocimientos en las áreas relevantes de su desempeño profesional, sobre todo en lo relativo a los problemas que afectan su comunidad.

En la Sección II. sobre EJERCICIO PROFESIONAL, tenemos que:

En el cumplimiento de sus tareas y al pronunciarse respecto a los asuntos que se le encomiende, el Actuario:

II.1. Deberá rechazar cualquier encomienda contraria al interés público.

II.2. Sólo aceptará tareas para las que esté capacitado y sea competente, tenga la experiencia adecuada para su realización y cuando así se requiera, tenga las certificaciones correspondientes.

II.3. En cualquier asunto que se le encomiende, así como respecto a los trabajos realizados por terceros, emitirá su opinión con responsabilidad personal por su trabajo individual o como supervisor y con las mismas obligaciones especificadas en el inciso II.4 del presente código de Ética y Conducta.

II.4. En cualquier trabajo que lleve a cabo o supervise, deberá proveer un servicio de la más alta calidad, satisfacer las provisiones aplicables de este Código, los estándares de práctica, guías de aplicación y cualquier orientación relacionada que emita o apruebe con carácter obligatorio o de recomendación la CONAC.

Cuando en su ejercicio profesional determine que no es posible cumplir con los lineamientos obligatorios en su totalidad, deberá revelarlo por escrito.

II.5. Precisará, cuando esté proveyendo Servicios Actuariales:

II.5.1. Si lo está haciendo según lo establezcan estatutos, regulaciones, estándares contables o actuariales aplicables al trabajo en cuestión o necesarios para los usuarios de dicho trabajo y

II.5.2. Si lo está haciendo en calidad de empleado, miembro de un consejo de administración o junta de gobierno, director o asesor.

Para efectos de este código Servicios Actuariales se refiere de manera enunciativa pero no limitativa a, asesoría, recomendación, hallazgos u opiniones, basados en consideraciones actuariales.

Hasta la próxima.

Firma.Eduardo.Lara.Comunicados.Pagina

Esta entrada fue publicada en 1.4. Sugerencias. Guarda el enlace permanente.