O B I T U A R I O – CONAC


Estimados Colegas:

Les informamos el sensible fallecimiento del Act. Werner Alfred Roth Baumgartner ocurrido el día jueves 14 de junio del presente.

Siempre recordaremos orgullosamente al Act. Werner Roth Ex – Presidente de la Asociación Mexicana de Actuarios, A.C. por sus valiosas aportaciones técnicas y humanas al Gremio Actuarial.

Le enviamos todo nuestro apoyo y más sentido pésame a toda su familia en estos momentos tan difíciles.

Por un Gremio unido, responsable y respetado.

Consejo Directivo

Colegio Nacional de Actuarios, A.C.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

BIOGRAFIA – WERNER A. ROTH Nació el 4 de noviembre de 1923 en Arbón, Suiza, siendo su Padre August Roth, Doctor en Derecho, Abogado y posteriormente  Presidente Municipal de Arbón y finalmente

Gobernador del Cantón de Thurgovia y su Madre Narcisse Baumgartner, de ascendencia alemana, de 1929 a 1937 cursó las escuelas, primaria y secundaria en Arbón, a orillas del Lago Constanza, el cual se encuentra en la frontera entre Suiza y Alemania.  Posteriormente hizo la preparatoria clásica (Latín) en la Ciudad Suiza de ST. Gallen, cercana a Arbón, y en 1941 recibió su bachillerato en el Colegio Cantonal de Thurgovia.

 

En el mismo año fue reclutado para la Fuerza Aérea  en tiempos de la segunda guerra mundial y en 1942 ascendió a teniente piloto aviador.

A partir de 1942 estudió matemáticas y ciencias naturales en las universidades de Basilea, Zurich y Lausanne, pero sus estudios fueron constantemente interrumpidos por períodos de servicio militar activo en defensa de la neutralidad Suiza.  Fue hasta 1948 que pudo terminar su carrera, recibiéndose de Licenciado en Ciencias Actuariales de la Universidad de Lausanne, en la parte Francesa de Suiza, su primer trabajo fue en una compañía de seguros de vida en Suiza, pero a fines de 1948 se le presentó una oportunidad de emigrar a Brasil, donde ocupó el puesto de segundo Actuario de la compañía Sao Paulo de seguros de vida, cuyo actuario en jefe era un judío austriaco refugiado, doctor en matemáticas y excepcionalmente competente.

 

La decisión de emigrar de Suiza fue relativamente fácil, en primer lugar por el espíritu aventurero de la juventud y en segundo lugar porque después de la segunda guerra mundial la situación en Europa era  difícil y los puestos de trabajo escasos y mal pagados. Cuando llegó en barco a Río de Janeiro (en aquél entonces no había aviones para distancias tan largas), no hablaba ni una palabra de portugués, pero gracias al latín que dominaba a la perfección, le tomó poco tiempo aprenderlo.  Su trabajo consistía primero en la selección de riesgos y emisión de pólizas y posteriormente el cálculo de nuevas tarifas y la valuación de reservas.  Nunca habrá de olvidar que las tarifas originales de la compañía fueron calculadas en los años veinte por un actuario inglés, mediante el uso de logaritmos!  aún a principios de los años cincuenta todos los cálculos se hacían con máquinas manuales y la valuación de reservas se hacía mediante hojas de inventario escritas a mano, donde aparecían todas las pólizas en vigor, una por una, con la indicación de la reserva por los primeros 5  años de vigencia.  De esta forma manual se valuaban las reservas de la cartera de 50,000 pólizas que tenía la compañía.  Apenas a principio de los años cincuenta le tocó la tarea de cambiar a un sistema de tarjeras perforadas.

 

A fines de 1951 se casó con una muchacha brasileña de nombre Judith y unos meses después se fueron de luna de miel a Europa, en un barco carguero sueco, un viaje de 15 días de ida y 15 días de vuelta, hasta

Goteborg, Suecia y de ahí en tren a Suiza.  A su regreso a Brasil, se enteró por un reasegurador que la Comercial, Cia, Mexicana de Seguros Generales, estaba buscando un Actuario.  El dueño de la empresa y director general era don Manuel Senderos Irigoyen.  La compañía era la segunda en importancia en los ramos de daños, pero en el ramo de vida que había fundado en 1943 todavía estaban perdiendo dinero en 1952, de manera que resolvieron conseguir un actuario extranjero.  Cabe señalar que en aquél tiempo todavía no había actuarios mexicanos porque la carrera se fundó después. Entre varios candidatos Werner Roth fue aceptado, probablemente por su experiencia en América Latina y en septiembre de 1953, hace 59 años, Él y su Esposa llegaron a México, después de un largo viaje por avión pasando por Lima, Perú, Panamá, Managua, Guatemala y Tapachula.  Fueron recibidos con la tradicional cordialidad mexicana y pronto se sintieron como mexicanos.

Reorganizar el ramo de vida de La Comercial fue relativamente fácil porque sólo se requirió un cambio de planes y del sistema de comisiones y al poco tiempo el ramo ya dio utilidades importantes, poco tiempo después se consiguieron mejorar en forma importante las condiciones de reaseguro, lo cual contribuyó a mejores resultados todavía.

 

El éxito obtenido en La Comercial ayudó a que en 1956 Werner Roth recibiera una oferta de Bancomer que acababa de comprar Seguros de México para fusionarla con Aseguradora Bancomer y así obtener el ramo de vida. Después de pensarlo mucho aceptó, con dolor en el corazón, porque la relación con Don Manuel Senderos había sido ejemplar.  Bancomer estaba en auge en aquel entonces y tenía un futuro prometedor. Siendo ya miembro de la Asociación de Actuarios Suizos, cuando se fundó la Asociación Mexicana  de Actuarios, se hizo socio y en el período 1966-68 fungió como presidente.  Escribió varios artículos sobre aspectos actuariales, algunos de los cuales se encuentran en los archivos de la Asociación, y asistió en calidad de expositor a congresos tanto nacionales como internaciones.  También fue miembro de muchos comités, tanto en el seno de la Asociación, como también de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros y de la Comisión Nacional de Seguros.

 

En Seguros Bancomer tuvo suerte de contar con la colaboración del Act. Jorge Rendón, quien se encargó casi totalmente de manejar el ramo de vida cuando Werner Roth fue nombrado Director Técnico de todos los ramos de la compañía, así mismo Jorge Rendón se encargó de todos los cálculos de la primera tabla de mortalidad de asegurados mexicanos, la E.M. 62/67 que fue elaborada en Seguros Bancomer con la experiencia de las compañías más importantes.

 

Después de la estatización de la Banca, en 1984 Seguros Bancomer fue vendida al Ing. Carlos Slim y pasó a llamarse nuevamente Seguros de México y finalmente Seguros Inbursa.

Afortunadamente tanto los dueños anteriores de la compañía como los nuevos siempre tuvieron mucha comprensión hacia el negocio de los seguros.

Estaban conscientes de que el aspecto  más importante de una compañía de seguros es su solvencia y en consecuencia aceptaron y siguen aceptando que las reservas técnicas de la compañía deben ser las más altas posibles.

Werner Roth se enorgullecía de que ya desde 1968 la Comisión Nacional de Seguros le hubiera autorizado a la compañía la constitución de una reserva técnica especial que sirvió para hacer a la compañía más

independiente del reaseguro extranjero, bajando el costo correspondiente.

Werner Roth se jubiló a la edad de 69 años.  En 1993 recibió de manos del Presidente de la República la presea del Caballero Azteca en reconocimiento a los servicios prestados en el seguro mexicano.  En la

actualidad seguía semiactivo como asesor de la Dirección y como Consejero de la compañía de seguros, de la compañía de Fianzas La Guardiana y de la Afore Inbursa.

Esta entrada fue publicada en 1.3. Avisos. Guarda el enlace permanente.